domingo, 31 de marzo de 2013

LOS PELIGROS DE LA AV. PEDRO DE VALDIVIA

La avenida Pedro de Valdivia es la principal calle,donde ingresan vehículos desde y hacia la ruta 5, por lo que muchas veces conductores sin respeto, corren a velocidades que exceden a las permitidas en una zona urbana, algunos ni siquiera respetan las pasarelas demarcadas para los peatones, uno de los principales motivos es la falta de control a través de señalices que indiquen, un paso de cebra, y la velocidad permitida. En esta avenida cruzan muchos peatones, sobre todo hay que tener mucha precaución al bajarse de los buses, no cruzar cuando el bus aun no parte, esta calle ha sido escenario de accidentes y atropellos de animales, muchas personas han sido testigo de vehículos y camiones que corren a velocidad de carretera. Otro punto importante a considerar, que las autoridades se preocupen de un control a través de señalices Gráficas, controles de carabineros, y precaución a los peatones, sobre todo los niños.

3 comentarios:

  1. Entre las 06:45 am y las 8:00 am es necesario un control de velocidad por parte de Carabineros de Chile los camiones y buses interprovinciales pasan a gran velocidad .

    ResponderEliminar
  2. Es necesario implementar lomos de toro ya que los vehículos transitan a alta velocidad y remarcar los pasos peatonales ya en las mayorías d las calles se encuentran borrosos,obviamente la fiscalización por parte de carabineros sobre todo por la velocidad y que los buses respeten los paraderos..

    ResponderEliminar
  3. Por lo que tengo entendido la Av. Pedro de Valdivia desde la ruta 5 sur hasta intersectar la ruta que va a Valdivia(cruce de via ferrea)pertenece a Vialidad por lo que las autoridades deberian contactarlos a ellos para poder implementar con señalizacion e implementacion de obstaculos como lomo de toro, creo que por ello no han hecho nada, ojala se haga algo luego para evitar accidentes.

    ResponderEliminar

Al comentar en este blog, sea explicìtamente respetuoso, el autor se reserva el derecho de eliminar los comentarios, con contenidos soeces, obcenos, o calumnias, que irrumpan la privacidad y la dignidad de las personas y/o instituciones públicas o privadas.