sábado, 18 de enero de 2014

EL EXCESO DE VELOCIDAD EN LOS CAMINOS DE RIPIO

Con la estación de verano, es natural que los caminos rurales, de nuestra comuna, que constituyen un gran porcentaje de vías de ripio, como Huillón, Iñaque, Rivadavia, Las Quemas, entre otros, presenten, problemas de piedra suelta, y mucho polvo por la circulación vehícular, el problema se incrementa en estas fechas, en donde hay mas circulación, de vehículos todo terreno, camionetas y camiones, eso es lo que muchas veces tienen que soportar peatones, ciclistas, y propietarios, aledaños a estos caminos, no por la circulación vehícular, sino por el exceso de velocidad, soportar a conductores arrogantes, que se creen que tienen alta superioridad por manejar un vehículo todo terreno a una camioneta, ver personas caminando o en bicicleta, no reducen la velocidad, y le meten la pata al acelerador, como si estuviesen en un vídeo juego, o participando en un rally mucha veces, es gente que viene del campo, y pareciese que no tuvieran mucha educación, está demás decirle que un peatón, es una persona y por lo tanto, no es lo mismo que cuando están en el campo, con vacas, los caballos, o en el rodeo, y manejar un vehículo no tienen ninguna ciencia y cualquier persona aprende.

En estos caminos es necesario tener cuidado y respeto por quienes circulan, ya sea en bicicleta, o a pié, todos tenemos libre derecho de circular libre y seguro, sin pensar en el peligro de que les llegue un piedrazo, o una neblina  de polvo, factor que también puede incrementar el peligro, por baja visibilidad, o en el peor de los casos ser atropellado, como ya a ocurrido. La velocidad debe ser moderada, por los efectos de la piedra suelta, y el polvo, al acercarse a un peatón o a un ciclísta.

Muchos transeúntes dicen haber lidiado, con conductores irrespetuosos que pasan al lado como si no hubiera nada, dejando empapado de polvo, algún ciclista haber recibido una pedrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Al comentar en este blog, sea explicìtamente respetuoso, el autor se reserva el derecho de eliminar los comentarios, con contenidos soeces, obcenos, o calumnias, que irrumpan la privacidad y la dignidad de las personas y/o instituciones públicas o privadas.